Carreras por Montaña

Banner
Home Consultorio Consultas respondidas Calambres nocturnos

Calambres nocturnos

Nombre: Armando Velasco

Título Consulta: Calambres nocturnos

Consulta: Hola amigos Corredores por montañas. Buen día!! Por favor a ver si tienen la bondad y me guían en mi duda: ¿Por qué razones se producen los calambres durante el sueño? ¿Cómo puedo prevenirlos? Gracias !!


 

Respuesta:

Estimado Armando,

aunque tu pregunta no tiene mucho que ver con la actividad física del corredor de montaña (pues los calambres nocturnos los pueden padecer cualquier persona que no practique esta ni ninguna actividad física), sí que nos ha parecido curiosa e interesante, por lo que procedemos a darle respuesta:

Toda persona que alguna vez se ha despertado con un calambre en las piernas sabe lo doloroso que puede ser cuando un músculo se contrae repentinamente. Los calambres nocturnos normalmente ocurren en las pantorrillas, pero también pueden presentarse en los pies y en los muslos.

Según el Dr. Paul Takahashi, Medicina Interna para Atención Primaria, Mayo Clinic de Rochester en Minnesota, Estados Unidos:

En la mayoría de casos, los calambres nocturnos en las piernas no son nocivos y pueden aliviarse, e incluso prevenirse, con algunos estiramientos simples u otras medidas de autocuidado. No obstante, cuando ocurren con regularidad y ocasionan fuertes molestias, es preciso acudir al médico. Esto es particularmente cierto cuando los calambres de las piernas interfieren con el sueño o hay debilidad muscular, hinchazón, entumecimiento o dolor que no pasa o que continúa apareciendo.

A pesar de que el riesgo de sufrir calambres nocturnos en las piernas aumenta con la edad, generalmente es difícil precisar su causa. La verdad es que estos calambres a menudo se presentan sin ninguna razón.

Los calambres en las piernas pueden vincularse a la deshidratación, a permanecer sentado durante mucho tiempo, o a ingerir insuficiente cantidad de potasio, calcio o magnesio. De igual manera, algunos medicamentos también se relacionan con este problema, como los diuréticos, los betabloqueadores y los antihipertensivos.

A veces, estos calambres podrían relacionarse con una afección metabólica subyacente, como el hipotiroidismo (tiroides poco activa) o con una afección paratiroidea. La diabetes es otra enfermedad que altera el metabolismo y también puede provocar calambres musculares.

Los calambres nocturnos en las piernas a veces se confunden con el síndrome de las piernas inquietas, en el que una desagradable sensación similar a pulsaciones o tirones en las piernas conduce a un deseo incontrolable de mover las extremidades inferiores. Estos síntomas ocurren principalmente por la noche, o cuando la persona se encuentra en reposo. Sin embargo, el dolor muscular es menos común en el síndrome de las piernas inquietas que en los calambres nocturnos. El dolor debido a la hinchazón de las piernas por exceso de líquidos (edema) también se podría sentir como un calambre.

El dolor de los calambres en las piernas puede variar en intensidad y durar desde sólo pocos segundos a 15 minutos o más. Para obtener alivio, una sencilla solución es frotarse suavemente el músculo contraído para ayudarlo a relajar, y estirarse también puede aminorar el espasmo. Cuando el calambre es en la pantorrilla, tendrías que intentar ponerte de pie y recargar el peso del cuerpo sobre la pierna en cuestión, doblando apenas la rodilla. Si el dolor es demasiado fuerte e impide ponerte de pie, estira recta la pierna, flexionando el pie hacia arriba en dirección de la cabeza.

Aplicar calor o frío también puede ofrecerte alivio. Para relajar los músculos tensionados, aplica hielo o una compresa fría directamente sobre la zona del calambre. Para aliviarte, también podrías ayudarte del calor (por ejemplo con una toalla caliente, con una almohadilla térmica, o bien tomando un baño o ducha caliente).

Si bien los calambres nocturnos en las piernas nos pueden afectar por sorpresa, las siguientes medidas podrían ayudarte:

Permanece bien hidratado: beber agua u otros líquidos en cantidad suficiente durante todo el día pueden evitar la deshidratación. Eso también ayuda a que los músculos se contraigan y relajen con más facilidad. Muchas veces el corredor tiende a hacer corto de líquidos, acostándose con cierto grado de deshidratación.

Realiza estiramientos antes de acostarse: padezcas o no de calambres nocturnos, estirar ligeramente los músculos de las piernas antes de ir a la cama nos ayudará a relajarnos, y por extensión, a descansar mejor

Afloja las mantas de la cama: muchas veces, y especialmente en invierno, dormimos literalmente “empotrados” dentro de la cama, con algunas de las mantas ejerciendo presión en nuestros pies y piernas. Aflójalas.

 

Si estas medidas “autocuidado” no mantienen a raya a los calambres nocturnos, la toma controlada de analgésicos, como el acetaminofén (Tylenol y otros), siempre bajo prescripción médica, también podrían ayudarte.

Esperamos que toda esta información te haya sido de ayuda para que puedas descansar mejor.

Un saludo,

 

 

 

Dr. Paul Takahashi (Mayo Clinic)

Imágenes: Ascentium/Mayo Clinic/Arista

 

 

 

 

 

 

Publicidad Zona Consultorio

andorra_ut_miguel_heras-f_josep_massaguer__2-qpr
espacio
Imgenes_fin_de_semana_noviembre_2-qpr
espacio
ATS_trabuco_f_org-qpr

Localizar otros Corredores

Comunidad Online Unete Ya
Portal_blogs_CdM

Sobre corredor de montaña

www.corredordemontaña.com es la nueva web temática especializada en el mundo del correr por montaña en España, una actividad que practican cada día más personas en nuestro país. Leer más...

Campaña promoción CNCM

Si quieres opinar sobre CorredordeMontaña.com
envíanos un
e-mail