Carreras por Montaña

Banner
Home Entrenar Como entrenar Terrenos accidentados: qué son y cómo afrontarlos

Terrenos accidentados: qué son y cómo afrontarlos

terrenos_accidentados_f_monrasin

Antes de empezar, no estaría de más definir a que nos referimos cuando hablamos de terrenos accidentados. Parece bastante coherente decir que "terreno accidentado" sería todo aquel que, a la hora de correr por él, implica una puesta en marcha de unos recursos técnicos que no solemos usar en otro tipo de terrenos, en el cual nos movemos con menor rapidez, soltura, y en el que vamos a un ritmo muy inferior a lo habitual. Podrían ser aquellos tramos más excepcionales, donde las dificultades aumentan, o bien debido al desnivel (tanto en subida como en bajada) o bien debido a que las superficies por donde transitamos, tienen una pisada complicada (tramos pedregosos o rocosos con pisada irregular, tramos con nieve hielo o roca mojada).

terrenos_accidentados_f_monrasin_2


Características de correr por un terreno accidentado

Serían pues, secciones del itinerario, donde:

- El porcentaje de esfuerzo (% de nuestra frecuencia cardiaca), suele aumentar (pese a ir a un ritmo más lento que en otras secciones del recorrido).

- Suele existir un gasto muscular mucho más alto que cuando afrontamos un tramo llano (exigimos mucho de nuestros músculos, incluso demandamos que el tren superior entre en juego de forma notable).

- En algunos casos suele haber una “incomprensión psicológica” del corredor, que a veces suele generar un “bajón psicológico” del corredor/a (este/a no entiende como poniendo sus 5 sentidos y exigiéndose mucho, apenas avanza por el recorrido).

- En este tipo de tramos, el gasto calórico es mayor.

- Existe un mayor “desgaste mental” (estado de alerta) en el individuo (debido a la puesta en marcha de los mecanismos psicomotrices más eficientes) que generará un mejor nivel de concentración (el corredor/a está mucho más atento y con un nivel de activación más alto que en otros tramos del recorrido).

 

terrenos_accidentados_f_monrasin_3


La experiencia dependerá del grado de destreza del corredor

La explicación de este fenómeno indirectamente proporcional (a mayor esfuerzo y puesta en marcha de todos los recursos del corredor, velocidad más baja), pasaría forzosamente por 2 factores en uno, a saber: la orografía del terreno (desnivel) y las características del mismo, que serían los grandes limitantes del rendimiento del corredor cuando le toca afrontar este tipo de secciones.

Debemos añadir que, aunque anteriormente hayamos objetivizado a grandes rasgos lo que suele ocurrir en el afrontamiento de este tipo de tramos, también lo podríamos subjetivizar, y es que para cada uno de nosotros, y en función de los recursos y experiencia que tengamos en este tipo de secciones, podemos llegar a disfrutar mucho, o bien a sufrir de forma notable, a la hora de correr por este tipo de terreno.

Según esta subjetivización, sería evidente argumentar, que un mismo tramo de terreno accidentado, puede tener esta denominación para una persona sin apenas recursos técnicos, y puede no serlo para otro individuo muy versado en estos terrenos y con grandes recursos.

 

Dicho esto, no estaría mal tener siempre en cuenta las diferencias interpersonales (en cuanto a recursos) a la hora de definir un tramo de estas características: “un tramo X puede ser muy difícil o casi imposible de afrontar para unas personas, y muy fácil para otras” (el 1º grupo lo consideraría a este tramo como sección súper técnica al cual tendrían que dedicar muchos recursos y el 2º grupo apenas la consideraría como tal).

Una vez racionalizada la cuestión, hagamos una comparativa de los distintos terrenos, según la orografía o características de las montañas en las que solemos correr, y las características del terreno de otro territorio. Por ejemplo, uno de los tramos de los que consideramos más accidentados o técnicos que podemos encontrar en las montañas cercanas a nuestra residencia, podría ser catalogado de relativamente “sencillo” por otra persona acostumbrada a correr por zonas mucho más técnicas.

terrenos_accidentados_f_monrasin_4


¿Cómo podemos afrontar físicamente este tipo de secciones?

Este tipo de terrenos van a exigir, sin duda, unos recursos cardiovasculares y musculares mínimos para que estos no nos frenen al afrontar el tramo con la mayor velocidad posible, siempre dentro de las posibilidades de cada individuo.

No nos vamos a extender en las maneras de trabajar físicamente a la hora de afrontar este tipo de tramos de forma más rápida y fluida, aunque un entrenamiento específico podría ser por ejemplo basarse en las repeticiones de un tramo que nos parezca complicado. Estas repeticiones se deberían de hacer siempre de menos a más, intentar hacerlas siempre de forma fluida, y con una recuperación completa al volver a incidir sobre el tramo.

A medio- largo plazo, podríamos ir introduciendo este mismo entrenamiento, con tramos iguales o más complicados, aunque esta vez, realizando algunas series en ellas, llegaríamos a la sección con alguna hora de cansancio en nuestras piernas (pre-fatiga). Esta variable “cansancio” nos dará más madurez y recursos para afrontar este tipo de terrenos.


¿Y mentalmente, cómo gestionamos estos tramos?

Desde el punto de vista psicológico, la gestión de este terreno, pasa imperiosamente, por 2 variables: paciencia y aceptación.

Como antes dijimos, hay que pensar, que normalmente las velocidades en estos tramos, se reducen a la mitad o más, de la que solemos llevar en un terreno llano. Si en llano vamos a 5’/km, en este tipo de secciones, estaremos obligados a desplazarnos entre 10-15’/km.

Por otro lado, tenemos que ser consciente que mentalmente un tramo accidentado, que a priori nos parece longitudinalmente corto, se nos hará largo, ya que temporalmente nos va a costar bastante más (ya hemos comentado la patente diferencia de velocidades de desplazamiento).

 

terrenos_accidentados_f_monrasin_5

 

Pautas para afrontar tramos accidentados


- Concentración Máxima y Atención:  Estos, son 2 parámetros básicos, que dan como resultado una psicomotricidad perfecta. Si no vamos concentrados al máximo en cada apoyo y no estamos al 100% atentos en cada gesto, seguramente, no habrá una perfecta coordinación entre el pensamiento y el gesto.

Para conseguir llegar al máximo de nuestra concentración, es conveniente que seamos capaces de aislarnos de todo, y estrictamente nos fijemos sólo en nuestro avance, y en las características del tramo que tenemos delante. Evitar distracciones será un punto a favor para conseguir un grado máximo de concentración-atención, y con ello de rendimiento.

- Anticipación Visual:  Anticipar con la vista el siguiente apoyo (pies o pies y manos), y por tanto tener unos buenos recursos psicomotrices, será básico para fluir por estos tramos. La conexión o complicidad, ojo-pie y ojo-pie-mano, son las que deciden la velocidad de desplazamiento.

- Zancada Media-Corta (cadencia alta):  Quizás este apartado estaría más indicado para la dimensión física, pero lo hemos querido poner aquí, ya consideramos muy importante, que el corredor/a se vea fluido por este tipo de segmento, al tiempo que ahorra energía y desgaste muscular.

Una zancada corta o media, muy repetitiva y económica, es junto con la anticipación visual, los 2 parámetros más decisivos de la gestión mental (hablando ahora de ciclismo, ¿os acordáis de Lance Armstrong subiendo los duros puertos en el Tour de Francia ?).

- No arriesgar:  Aunque os estemos animando a una predisposición ágil y activa, en el afrontamiento de terrenos delicados, hay que decir, que siempre hay que tener en la mente un “hueco” de prudencia, y dejar los riesgos (siempre controlados) para el día de la competición. Hay que recalcar, que las imprecisiones en este tipo de tramos son bastante corrientes, con las correspondientes consecuencias. Por tanto, no se debería arriesgar, a no ser que sea estrictamente imprescindible !!

- Buena Ventilación:  Si a la hora de afrontar un tramo que nos va a exigir mucho a nivel físico, no somos capaces de llevar una correcta respiración (ventilación), estaremos más cerca de cometer errores, que a la postre nos van a desgastar mucho más.

Normalmente el ritmo de respiración para ritmo de rodaje suele ser 2/2 (es decir 2 inhalaciones y 2 exhalaciones), aunque como este tipo de tramos son algo estresantes, seguramente, se llegaría a un ritmo 2/1 o en casos muy límites en ritmo 1/1. Si somos capaces de respirar de forma rítmica y pausada, estaremos garantizando sin problemas el paso por esta sección. Ya tendremos poco a poco y con el tiempo, ocasiones de ir estresándonos más a medida que nuestro nivel de recursos sea más alto.

 

Esperamos que con estos consejos, podáis ir creando un modo económico y equilibrado a la hora de afrontar sin apenas darnos cuenta, y con el menor gasto energético posible, estos terrenos tan comprometidos.

 

 

 

 

 

Texto: Redacción CdM

Imágenes:Monrasin

 

 

 



 

Publicidad Zona Entrenar

andorra_ut_miguel_heras-f_josep_massaguer__2-qpr
espacio
Imgenes_fin_de_semana_noviembre_2-qpr
espacio
ATS_trabuco_f_org-qpr

Localizar otros Corredores

Comunidad Online Unete Ya
Portal_blogs_CdM

Sobre corredor de montaña

www.corredordemontaña.com es la nueva web temática especializada en el mundo del correr por montaña en España, una actividad que practican cada día más personas en nuestro país. Leer más...

Campaña promoción CNCM

Si quieres opinar sobre CorredordeMontaña.com
envíanos un
e-mail