Carreras por Montaña

Home

Prevención de la tendinitis rotuliana

Nombre: Marc Mitjans Carabellido

Título Consulta: Prevención de la tendinitis rotuliana

Consulta: Hola, Me llamo Marc y tengo 26 años. Actualmente realizo medias maratones de montaña y un poco más, pero de cara mediados de este 2013 quiero probar maratones. Mi volumen semanal es de 80 km por semana aprox pero tengo un serio problema. Cuando realizo tiradas largas de más de 20km sufro inflamación en el tendón rotuliano de la pierna derecha que es horroroso. Estoy pensando en comprar las cintas compresivas del tendón pero algunos críticos indican que no sirven para nada y otros que su uso no es bueno porque acostumbras mal al músculo o a la articulación. Ruego me indiquéis algún método de musculación para intentar prevenir dicha inflamación, por favor. Saludos.


 

 

Respuesta:

Estimado Marc,

Es verdad que las tendinitis rotulianas como tales, son a veces de “fácil diagnóstico” pero de difícil pronóstico. En primer lugar me llama la atención que el dolor aparece después de 20 km de carrera, lo que me hace pensar en una sobresolicitación que genera un microtraumatismo continuo que acaba produciendo el dolor. En este sentido, es muy importante valorar posibles factores desencadenantes ya sean intrínsecos o bien externos. Entre los primeros nos interesa valorar alguna alteración estructural de la pierna, es decir rodillas en varo, en valgo, rótula excesivamente alta, músculos isquiotibiales poco flexibles, una musculatura vasto interna débil y un ángulo Q acentuado es decir superior a 20º (ángulo formado entre el tendón rotuliano y el eje mayor del muslo). Igualmente es importante estudiar la flexibilidad de cadera y tobillo, cuya rigidez puede afectar a la rodilla.

Entre las causas externas podemos hablar desde las mismas zapatillas hasta errores básicos del entrenamiento, que alteran el binomio esfuerzo recuperación. Has de pensar que las carreras de montaña implica mucho trabajo excéntrico, trabajo de frenada en bajada, y la rodilla ha de estar bien preparada para tolerar dicho tipo de esfuerzo. Esta búsqueda de alteraciones que pudieran justificar la clínica que relatas, también es importante realizar un estudio de la biomecánica de la marcha, ya que una inestabilidad manifiesta puede ser causante de la tendinitis.

En esta línea, es importante saber si es una inflamación “tendinitis” o bien es un proceso más cronificado “tendinosis”, y si afecta a todo el trayecto del tendón o bien solo en polo inferior de rótula o inserción en tibia, pues la perspectiva cambia. Para tal fin interesa realizar las exploraciones que tu médico deportivo te haya recomendado, que pueden ir desde una simple radiografía hasta una resonancia magnética, pasando por una ecografía muscular. Nos interesará valorar la estructura del tendón, grosor, vascularización, así como valorar principalmente la inserción en polo inferior de rótula. Si la exploración clínica lo requiere, también haremos una telemetría para valorar posibles dismetrías de extremidades inferiores, significativamente importantes.

El tratamiento pasa por una corrección de la inestabilidad encontrada, como mejorar la flexibilidad, realizar un trabajo de recuperación funcional muscular muy específico de la rodilla conjuntamente con ejercicios de equilibrio, poner unas plantillas que estabilicen la marcha, pasando por fisioterapia analgésica antiinflamatoria , cuyo protagonista siempre es el hielo, hasta realizar actos más intervencionistas como infiltraciones de PRP (plasma rico en plaquetas), que es un potente antiinflamatorio. A veces una rodillera de estabilización rotuliana, es decir aquella que fuerza la buena alineación de la rótula, tiene un efecto muy bueno, pero es importante saber hasta cuando hay que ponérsela y como retirarla progresivamente, pues en la medida que se pueda, no interesa acostumbrarse indefinidamente a la rodillera.

Con respecto al tratamiento antiinflamatorio, depende del grado y estadio en que se encuentre dicho proceso. Es decir si es agudo de reciente aparición, pueden ir bien algunos antiinflamatorios no esteroideos conjuntamente con hielo y fisioterapia adecuada. Cada vez con más frecuencia añadimos suplementos nutricionales que pueden llevar colágeno y mucopolisacaridos, o bien con enzimas que mejoran la fortaleza del tendón.

En otro orden de cosas, también nos interesa valorar un análisis de sangre, que no exista una alteración bioquímica o mineral que pudiera tener su incidencia en la alteraciones musculo tendinosas, desde una anemia sublínica, hasta un ácido úrico elevado, pasando por unas defensas bajas. Si esta tendinitis es reincidente interesa realizar un control bucal, en busca de focos de infección que está demostrado que pueden ser causantes de patología. Con respecto a la nutrición, el aspecto más importante es realizar una correcta hidratación, pecando por exceso de confianza, al menos en este caso, y asegurando un buen aporte de calcio, potasio, sodio y magnesio, ya sea con bebidas mineralizadas o bien con fruta propia de nuestra dieta mediterránea.

Como ves, el tema no es nada banal y es muy importante hacer un estudio integral antes que poner directamente las cintas compresivas que no siempre van bien, o la mejoría puede ser temporal.

Espero que te sirvan mis indicaciones.

 

Un saludo,

Doctor Daniel Brotons i Cuixart - Doctor en Medicina, Especialista en Medicina del Deporte y Colaborador de CdM

 

Barcelona    Pso. de la Bonanova, 88    Tel. 933 218 400

 

 

 

 

Imágenes: CdM/blogs.adidasla.com/monrasin/condromalacia.com/Inst.Metrad

 

Sobre corredor de montaña

www.corredordemontaña.com es la nueva web temática especializada en el mundo del correr por montaña en España, una actividad que practican cada día más personas en nuestro país. Leer más...

Campaña promoción CNCM

Si quieres opinar sobre CorredordeMontaña.com
envíanos un
e-mail